Reconoce y elimina los 5 peores aditivos artificiales de tu comida

Mar 17
Blog artis

Es común que las compañías usen etiquetas muy confusas, datos nutricionales e imágenes para que compremos sus productos y pensemos que son saludables, deliciosos y de la mejor calidad.
Pero alguna veces, o la mayoría, esto está muy lejos de la verdad.
Es ya una regla que si la información nutrimental tiene nombres e ingredientes que no puedes pronunciar, lo que estás a punto de comer probablemente no es lo mejor para tu cuerpo. Estos nombres raros vienen con efectos para nosotras que incluyen ganar peso, alentar tu metabolismo, alergias a la comida y menos absorción de nutrientes. De hecho pueden provocar hasta cáncer.
Debemos tener mucho cuidado con lo que consumimos, aquí te dejamos el top 5 de los peores aditivos que puede traer tu comida y cómo evitarlos.
 
1. Endulzantes artificales
Los endulzantes artificiales incluyen el aspartame, sacarina, entre otros. Normalmente son usados para hacer que la comida y las bebidas sepan más dulces sin agregarles calorías o grasa.
Suena como una buena idea, pero la verdad es que estas sustancias hacen que tu cuerpo absorba más las calorías que si hubieras usado azúcar real.
Muchos estudios comprueban que los endulzantes artificiales reducen la capacidad de absorción de tu cuerpo hacia las vitaminas, minerales y otros nutrientes que necesitas a diario.
 
2. Jarabe de maíz con alta fructosa
Esta sustancia no sólo es usada para mantener lo dulce en tus alimentos, también es para mantenerlos “frescos”cuando normalmente no lo estarían. Además también es una alternativa barata para sustituir el azúcar.
El jarabe de maíz con alta fructosa engaña a tu cuerpo y hace que conviertas la fructosa en grasa y obviamente hay un aumento de peso. Esta sustancia causa también sueño, dolores de cabeza y un sistema inmunológico débil. A largo plazo aumenta tus posibilidades de adquirir diabetes tipo 2, enfermedades cardiacas y cáncer.
 
3. Glutamato monosódico
También es conocido como proteínas hidrolizadas o saborizantes artificiales o naturales. Es usado para dar sabor a la comida y así reducir el número de ingredientes en los productos. Es una alternativa barata para los saborizantes artificiales.
Un estudio hecho en 1969 demostró que esta sustancia destruyó las células nerviosas del cerebro de un bebé ratón. Desde entonces ha sido regulada, per aún hay efectos secundarios como aumento de peso, migrañas, náuseas, aceleración del corazón y dificultad para respirar.
 
4. Colorantes artificiales
Estos aparecen en la etiqueta de información como “saborizantes artificiales” o vienen escondidos con nombres como Rojo #1, Azul #1, Verde #3, etc.
Son utilizados para que los productos se vean mejor y aumentar el color natural de la comida. Son químicos que vienen del carbón o a veces hasta del arsénico. Ew!
Aún son considerados como seguros aunque están relacionados con reacciones alérgicas, fatiga, hiperactividad y migrañas.
 
5. Aceite vegetal bromado
Normalmente lo encontramos en los refrescos y sirve para que mantengan su sabor después de un largo periodo de tiempo. El bromato, que es el principal ingrediente de esta sustancia, es veneno literalmente. Si un niño bebiera dos onzas, podría morir.
Por si eso no es suficiente, esta sustancia también dispara tu colesterol por los cielos. Afecta a el hígado, tiroides, riñones y testículos. Sorry por romperles el corazón a los hombres.
 
¿Cómo podemos evitar estos aditivos?
1. Toma agua: Ayuda a limpiar todo tu sistema digestivo y te mantiene hidratada. También ayuda a perder peso.
2. Las etiquetas son la clave: Después de leer este artículo te vas a fijar más en la información nutrimental. Entre más sabes, mejor comes.
3. Compra comida orgánica: Es difícil saber cómo fue el proceso de los alimentos así que es mejor optar por comprar comida orgánica. Además tiene mejor sabor.

Fuente: http://www.cosmoenespanol.com/

SUBIR A MENÚ